Noticias

Le mantenemos al día

LIMITACIÓN DE COBROS Y PAGOS EN EFECTIVO SUPERIORES A 2.500 (Ley 7/2012, de 29 de octubre)

Fecha: 19/12/2012 | Categoría: Fiscal y tributario |

Por fin,la Agencia Tributaria ha arrojado un poco de luz sobre la polémica limitación de los cobros o pagos en efectivo superiores a 2.500 en operaciones en las que, al menos, intervenga un empresario, que entró en vigor el pasado 19 de noviembre de 2012.

Así pues, se ha publicado en la Web de la Agencia tributaria unas aclaraciones en formato de preguntas frecuentes y sus respuestas con respecto a la tan mencionada limitación. Tras su lectura puede extraerse una conclusión fundamental: que la limitación de los pagos es “POR OPERACIÓN”, sin que exista una acotación temporal, es decir, puedes pagar todos los días en efectivo operaciones con un mismo cliente o proveedor por importe de 2.499 euros, ahora bien, siempre que no se trate de una misma operación facturada por separado con ánimo de evitar la aplicación de esta normativa. Otra de las consecuencias de que la limitación sea “POR OPERACIÓN”  es que lo relevante es el importe de la “OPERACIÓN”, no el importe del pago. Es el importe de la operación el que no debe superar los 2.500, no el importe del pago. Es decir, si la operación es de 3.000 no se puede pagar en efectivo, ni siquiera parcialmente, aunque sea en cantidad inferior a 2.500, ya quela “OPERACIÓN” supera los 3.000.

Transcribimos, a título ilustrativo, tres preguntas y respuestas publicadas en www.aeat.es, remitiéndoles a otras que existen y que pueden aclararles algunas cuestiones concretas. Para ver todas, sólo tiene que pinchar aquí.

•      Se plantea si se encuentra sometido a las limitaciones al pago en efectivo una operación entre un empresario y un particular valorada en 3.000 euros, que se pagan 1.000 por transferencia y 2.000 en efectivo.

Se trata de una operación efectuada en la que al menos una de las partes intervinientes actúa en calidad de empresario o profesional, por lo que se encuentra sometido a la prohibición de pago en efectivo si el importe de la operación es igual o superior a 2.500 euros.

La prohibición para los pagos en efectivo se produce cuando se paguen en efectivo operaciones por un importe igual o superior a 2.500 euros (art. 7.Uno.1 de la Ley 7/2012). En este caso, la operación es de 3.000 euros, por lo que se supera el límite para que la operación pueda pagarse en efectivo. El pago de esa operación en efectivo, sea total o parcialmente (dado que la norma no distingue), supondría un incumplimiento de la prohibición.

Pero la base de la sanción no es por el importe de los 3.000 euros de la operación, sino sólo aquella parte pagada en efectivo. Así, la base de la sanción es la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros (art. 7.Dos.4 de la Ley 7/2012). Luego, en caso de operaciones pagadas sólo parcialmente en efectivo, la base de la sanción será inferior al importe de la operación. Para la limitación al pago en efectivo basta con que el importe de la operación sea igual o superior a 2.500 euros, aunque el pago en efectivo sea inferior a esta cuantía. En este caso, la base de la sanción son 2.000 euros.

Por lo tanto, esta operación no puede pagarse en efectivo, ni siquiera parcialmente.

 (Arts. 7.Uno.1 y 7.Dos.4 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre)

 •      Se plantea si se encuentra sometido a las limitaciones al pago en efectivo una operación entre empresarios por importe de 4.000 euros, que se paga en efectivo en dos plazos de 2.000 euros cada uno.

Se trata de una operación efectuada en la que ambas partes intervinientes actúan en calidad de empresario y que se encuentra sometida a la prohibición de pago en efectivo si su importe es igual o superior a 2.500 euros.

La norma establece que a efectos del cálculo de la cuantía de la operación se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega del bien o prestación del servicio. Por consiguiente, no se considera como dos operaciones de 2.000 euros, sino como una única operación de 4.000 euros, cuyo pago se ha fraccionado en dos partes. Luego, esta operación no puede pagarse en efectivo.

(Art. 7.Uno.2 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre)

 •      Una persona compra un producto en un gran almacén por importe de 1.500 euros y pide un ticket, y en el mismo día compra otro producto por 1.200 euros que paga en otra caja del establecimiento y pide un ticket. Al día el cliente pide que le emitan una factura en relación a los dos tickets a nombre de una empresa. El vendedor pregunta si esas operaciones se encuentran sometidas a las limitaciones a los pagos en efectivo.

En estos casos se puede tratar de dos operaciones distintas, que podrían satisfacerse en efectivo al no superar ninguna de ellas los 2.500 euros.

No obstante, si las operaciones se refiere a los mismos bienes o a bienes que se encontraban directamente relacionadas, y el cliente las separase con la intención de fraccionar una única operación, se sumarían los importes. En este caso, si el gran almacén detectara este fraccionamiento, debería indicar al cliente que el pago debería efectuarse por medios distintos al efectivo. Si el gran almacén no puede detectar esta conducta de fraccionamiento efectuada por el cliente, aquél no sería responsable de la sanción. Pero la Agencia Tributaria podría dirigirse contra el cliente para imponerle la sanción correspondiente por su incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo.

(Art. 7.Uno, apartados 1 y 2 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre)